Indígenas del Istmo de Tehuantepec denunciaron la militarización de sus territorios

Sayda Chiñas Córdova

Pajapan, Ver.- Las agrupaciones de pueblos indígenas del Istmo de Tehuantepec  nuevamente se pronunciaron contra el corredor interoceánico que desarrolla el gobierno federal y  denunció la militarización de sus territorios, a través de la Guardia Nacional, para frenar las inconformidades que existen por las obras y el avance de los migrantes centroamericanos.

En el marco de la asamblea del congreso nacional indígena – región istmo,  realizada en la comunidad del Mangal, del municipio de Pajapan, el pasado fin de semana, los 111 delegados que participaron coincidieron que la situación  de sus comunidades está empeorando y se ha incrementado la violencia.

En  las exposiciones de los integrantes de los grupos étnicos, nahuas, nuntajɨɨyi, binnizas, mixes y chinantecos, advirtieron una serie de amenazas a sus comunidades, ligadas al megaproyecto del corredor interoceánico del istmo de Tehuantepec (CIIT).

Señalaron que este proyecto solo va a beneficiar al “capitalismo corporativo mundial”, impuesto a través de unas supuestas consultas fraudulentas realizadas por el Instituto Nacional de Pueblos indígenas (INPI).

“Prometen progreso para unos cuantos inversionistas extranjeros a la par del despojo de nuestros territorios, del deterioro drástico de nuestra calidad de vida y de la destrucción de nuestras culturas ancestrales y de la madre naturaleza que nos da vida”.

Los pueblos indígenas señalaron  que en todo el Istmo de Tehuantepec se ha incrementado la  militarización, con la instalación de nuevos cuarteles de la guardia nacional y mayor presencia de la SEDENA y de la Marina.

Anotaron que esta presencia  de los  elementos federales  y la propia  implementación  del corredor ha propiciada la reactivación de la guerra entre carteles de la delincuencia organizada para dominar estos territorios.

Los participantes indicaron que todo este corredor servirá como una forma de frenar la migración desde Centroamérica  pero va a presionar a las comunidades que habitan en la zona, ya que se incrementarán los casos de trata de personas y de explotación laboral.

“Estamos hablando de la explotación de minería y de hidrocarburos y todo los minerales que no se pudieron robar antes de la era de la tecnología, de gasoductos en mar y tierra, de basureros tóxicos, de plantas de licuefacción de coque, de supercarreteras, de imposición de parques eólicos y parques industriales, cervecerías, represas y subestaciones eléctricas para abastecer sus industrias y demás negocios, de la construcción de conjuntos habitacionales con aumento de la prostitución y delincuencia para los trabajadores migrantes de Centro América y otras latitudes que serán empleados ahí y explotados con salarios de miseria, para garantizar que no sigan rumbo al Norte como lo está exigiendo el gobierno de Estados Unidos”.

Estas comunidades ya reconocen el incremento de la violencia pero también otros fenómenos sociales propios de las grandes ciudades como la drogadicción de sustancias como el cristal,  secuestros, extorsiones  y migración.

Además, indicaron que estos grandes proyectos aumentarán los daños ecológicos por la exploración de los ríos  y la ganadería extensiva.

Estos grupos seguirán organizándose para  realizar acciones de resistencia y rebeldía en sus territorios, por eso se acordaron  dos cosas: Promover movilizaciones dislocada en contra del megaproyecto interconectado del tren maya – corredor interoceánico para visibilizar el despojo y  formar parte de la Caravana y Encuentro Internacional “El sur resiste” en la primavera 2023, que visitará las zonas afectadas por los dos proyectos.

En esta reunión participaron varias organizaciones como el  Movimiento Regional Indígena en Defensa y Respeto por la Vida, la  Asamblea de Pueblos Indígenas del Istmo en Defensa de la Tierra y del Territorio(APPIDTT), la Unión de Comunidades Indígenas de la Zona Norte del Istmo (UCIZONI), de San Antonio Las Palmas del municipio de Santiago Jocotepec, Oaxaca, la representación de la comunidad autónoma de Ostula, Michoacán, e, Colectivo “Son Altepee” y activstas del sur de Veracruz, Italia y Estados Unidos.

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments